PÉRDIDAS TERRITORIALES: LA LECCIÓN DE HISTORIA QUE “LOS PROFES” DE CIENCIAS SOCIALES DESCONOCEN 

Noticia

Una sociedad que, a los 8 años de edad, empieza perdiendo tres guerras en una clase de ciencias sociales llamada “pérdidas territoriales”, se debe a sí misma una explicación, ¿qué pasó? ¿Por qué pasó? ¿Por qué no teníamos buques de guerra? ¿Por qué había tan pocos bolivianos en Pisagua, Calama, Antofagasta…?

En una emboscada sórdida, la oligarquía boliviana pacta con el enemigo.

En vano el corneta Mamani pide refuerzos y a pesar de haber escuchado la orden de tocar a retirada, continuó tocando avanzar. Y continúo tocando, cuando ya tenía varias horas de muerto y cuando ya sólo se oían las olas del mar, que Mamani no quiso perder.

El batallón de los israelitas.

Pero quizá la prueba más grosera de la traición al país por parte de la oligarquía, la constituye el batallón del General Narciso Campero, el mejor preparado y armado del país; se quedaron 8 meses chupando en Cotagaita. Nunca pelearon.

Los batallones potosinos y tarijeños, a las órdenes del General Narciso Campero, se quedan errando durante ocho meses, sin llegar jamás a Tacna. Por esta razón, fueron llamados; el batallón de los israelitas o el batallón de los errantes.

Narciso Campero, extraviado en el desierto durante ocho largos meses, trata de llegar a Tacna por todos los medios, pero no lo consigue.

Los israelitas vagan ocho meses por la cordillera sur, sin poder encontrar la tierra prometida, ni ninguna tierra, ni nada parecido. Y en ese trajín, se les va la vida.

Los oficiales de Campero, igualmente hebreos, no se dieron cuenta que Narciso no tenía la más mínima idea, de por ¿dónde se llega al honor?

Qué hicieron militares profesionales escondidos bajo la cama.

Quién pagó ocho meses de alimentación de los israelitas extraviados. Quien pagó las latas de alcohol y las botellas de whiskys, que tuvieron que tomarse, porque se les caía la cara de vergüenza.

Los primeros días de 1880, el ejército hebreo, después de cruzar el más negro de los episodios del conflicto, por fin llega al mar; pero justo Bolivia se retira de la Guerra.

Los profesores de ciencias sociales, en una clase de historia boba y estúpida que dura 15 minutos, enseñan que Bolivia perdió tres guerras. Entonces suena la campana, es el recreo. Los niños se quedan tristes. Los profes se van a comer su salteña junto a su coca cola.

Los niños tienen que saber que la oligarquía boliviana entregó el mar sin luchar.

 148 Total Visitas,  4 Visitas Hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *