LAS VÍCTIMAS PREFERIDAS DE LOS CURAS VIOLADORES: NIÑOS HUÉRFANOS, NIÑOS POBRES, NIÑOS SORDOMUDOS

Noticia

Por su condición de indefensión, los curas depredadores, atacaban primero a los niños de los internados, que suelen estar repletos de niños huérfanos, de niños abandonados que nadie reclama. Pero entre sus víctimas preferidas estaban los niños sordomudos.

El internado de Icla en Sucre, y el internado Juan XXIII en Cochabamba, se constituyen en iconos de la barbarie protagonizada por miembros de la iglesia católica. Son los centros del horror más conocidos, pero no los únicos.

El común denominador de ambos establecimientos, es la exclusión.

Estos lugares albergan a niños olvidados, huérfanos de padre y madre, niños por los que nadie pregunta. Si les pasa alguna cosa, nadie reclamará por ellos; son las víctimas preferidas de los curas violadores.

Los curas sabían de la pobreza y el abandono de los niños tristes de los internados. Allí destrozaron miles de vidas.  

Óscar Aparicio, arzobispo de Cochabamba, pidió rezar por los curas jesuitas “que hoy son vapuleados”, dijo, pero se olvidó de pedir una oración por los niños violados en el Juan XXIII.

 524 Total Visitas,  2 Visitas Hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *