EL REGRESO DEL COVID

Noticia

De un día para el otro, las farmacias se vaciaron de azitromicina. Las aceras se llenaron de muertos, y las farmacias quedaron desiertas. En la feria de la 16 de julio de La Paz, se podía adquirir aspirinas a 5 bolivianos cada tableta. Marcel Rivas, fue parte de ese gobierno que impidió la llegada a miles de bolivianos repatriados, durante meses los mantuvo en Charaña a 20 grados bajo cero; ahora dice que Murillo es un delincuente.

Dice que no se arrepiente de lo que hizo y que lo volvería a hacer.

Según la psicología, nuestro cerebro elimina recuerdos que le hacen daño. Pero, que la gente haya olvidado lo que hizo Murillo y Marcel Rivas, no significa que no hubiese sucedido. El golpe no fue una ficción, existió.

En agosto de 2018, Marcel Rivas, se inscribió al Movimiento al Socialismo (MAS), y con su carnet de militante de base, impugnó la candidatura de Evo y Álvaro. El Tribunal Supremo Electoral, rechazó la demanda de este masista de apenas tres meses de antigüedad.

La dictadura lo premió.

A fines de noviembre de 2019, Arturo Murillo designó a Marcel Rivas como director nacional de migración, tuvo en sus manos la vida y la muerte de miles de personas.

Impidió el ingreso al país a miles de bolivianos repatriados durante el Covid, los mantuvo en Charaña a 20 grados bajo cero, sin agua ni comida, durmiendo en la calle.                                                

En noviembre de 2020, facilitó la salida del país de Arturo Murillo y Luis Fernando López, responsables de miles de muertos.

Igual que otros políticos de su clase, a su llegada a la cárcel, fingió estar gravemente enfermo. Durante su permanencia en San Pedro, cada día, tuvo comida y frazadas para el frio, beneficio que él le negó a los bolivianos en Charaña.

Ahora dice que Murillo es un delincuente.

La justicia otorgó a Rivas, detención domiciliaria.

 98 Total Visitas,  2 Visitas Hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *