EL PROBLEMA DE LA POLICÍA NO ES LA GORDURA SINO “LA CORRUPCIÓN”

Noticia

En un intento de lavado de cara a una de las instituciones mas corruptas del país, el ministro de Gobierno, se propuso acabar con los policías ‘gordos’, sin embargo, el principal problema de la verde olivo, no está en la obesidad, sino en que sus efectivos, están sumergidos en la degradación total y absoluta. Según una última encuesta, el 70% de los bolivianos no confía en la Policía.

La buena vida y la poca vergüenza.

La red de corrupción de la policía, va mas allá de quitarle la renta a los taxistas por haberse olvidado la licencia, muchos de ellos son informantes del narcotráfico, asaltan joyerías (Eurochronos), incluso asesinan a otros policías (Blas Valencia), venden información a los medios de comunicación, si ocurre un accidente, trasladan a los heridos a clínicas privadas con quienes tienen acuerdos. Amenazan y golpean a sus parejas incluso las matan (Adán Boris Mina Alanes).

Sumidos hasta el cuello en la cultura de la corrupción, sin ponerse colorados, al final del día, se jactan entre ellos sobre cuánto lograron arrancarle a sus victimas.

Casi todos son de extracción indígena, sin embargo, rápidamente aborrecen de sus orígenes.

Los jóvenes se desvelan por ser policías o militares, porque saben que sus actos, tendrán impunidad;

Al interior de la institución, existe una unidad de “Investigación Policial Interna (DIGIPI)” que a lo largo de los años ha demostrado su inoperancia.

 346 Total Visitas,  4 Visitas Hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *