“DÉJAME IR”

Noticia

El año 2016, un ejército de periodistas y abogados, lograron instalar en la sociedad que el expresidente, no había reconocido a un hijo que había tenido con ella. La híper mediática Gabriela Zapata, asistía a las audiencias como una reina, su influencia fue tal que Incluso puso de moda su corte de pelo de rubia platino. “Ernestito Fidel Morales Zapata”, nunca existió, como tampoco existió “el niño de chaparina”, ambos fueron víctimas de la utilización de los niños en la política boliviana.

Según Manolo Rojas, abogado de Pilar Guzmán (la tía falsa de Zapata), la ex de Morales, llega las audiencias con escolta privada y cuatro abogados. El jurista observó que uno de los abogados de Gabriela Zapata, es Juan Kaleff Clemor Vargas, Subprocurador del Estado, designado durante el gobierno de Luis Arce.

La justicia investiga a Zapata por trafico de niños.

Los abogados de Gabriela Zapata, ofrecieron a los padres de un menor entre 5.000 y 15.000 dólares, por hacerse pasar como hijo del expresidente. Además, prometieron que pagarían toda su educación hasta el bachillerato y les darían un terreno a cambio de hacerse pasar por hijo de Morales.

La fiscalía sostuvo que dos periodistas del canal internacional CNN, fueron grabados a principios de mayo del 2016, entrando a un hotel de La Paz con el niño y sus familiares con la supuesta intención de entrevistarlo.

El niño relató a la justicia que le pusieron “un antifaz” para hacer declaraciones y que en el lugar había personas con “capuchas”.

El padre del menor, es hijo de Pilar Guzmán, una tía falsa de Zapata, que ayudó a defender la versión de la existencia del supuesto hijo del ex presidente Morales, pero luego se desdijo.

La sociedad se horrorizó, Evo Morales, no había reconocido a su propio hijo. Comenzaba así la telenovela que se convirtió en un lawfare, para sacar a Morales de las elecciones por todos los medios.

Los labios de silicona de la rubia platino, cambiaron el curso de la historia del país.

 126 Total Visitas,  2 Visitas Hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *